Aislar térmicamente las comunidades de vecinos

Inyección de aislamiento térmico en las fachadas a coste reducido, sin necesidad de andamios ni obras

Para aislar térmicamente la fachada de toda una comunidad de vecinos es necesario previamente tener la aprobación de los propietarios, por lo que deberá recurrirse a una reunión aclaratoria. Es importante tener este asunto claro, ya que en nuestra país más de sesenta y seis por ciento de personas viven en comunidades de vecinos, por lo que hay muchas probabilidades de que en algunos bloques se aísle sin contar con el respaldo de todos los propietarios.

Será mucho más fácil todo si es sólo un propietario quien decida afrontar el aislamiento de manera unilateral; en este caso, si el propietario individual opta por instalar aislamiento en la fachada de su vivienda por el interior, la comunidad de vecinos no podrá interponerse ni dificultar su intención. De todos modos, debemos tener claro que el aislamiento térmico en la comunidad de vecinos será siempre algo positivo.

El aislamiento insuflado será el mecanismo empleado para las fachadas con doble hoja o para las fachadas con cámara, pensando siempre en aislar térmicamente con garantías. Cualquier cavidad u oquedad podrá ser aislada; este método viene teniendo éxito desde la década de los años treinta del pasado siglo y cada vez son mas empresas las que, llevado a cabo su crecimiento los están incluyendo en su catalogo de servicios. Más allá de que no se necesite afrontar obras, ni colocar andamios ni sufrir costes excesivos, la inyección de aislamiento térmico insuflado en una fachada de una comunidad de vecinos aporta otras grandes ventajas:

La comunidad podrá beneficiarse de subvenciones estatales, autonómicas o locales, según la ubicación y de las condiciones legales, por la colocación del aislamiento que los puede colocar https://www.aislamientotermicomadrid.com.

No hace falta licencia, pues no es una obra nueva ni se modifican elementos estructurales de la construcción.

El aspecto estético de la fachada se mantiene. El aislamiento se aplica en unos puntos muy concretos y pequeños de la fachada de manera estratégica, por lo que la fachada no se altera. Además la aplicación puede ser por el exterior o por el interior.

No hace falta pedir permiso al Ayuntamiento. Al no ser una nueva construcción, no hace falta permiso de obras.

El aislamiento de fachadas aporta al edificio una mayor eficiencia energética. Se trata sin duda de una apuesta rentable a largo plazo; la comunidad apenas precisará de más de seis años para amortizar la inversión. Una comunidad de vecinos que crea que es posible mejorar el aislamiento térmico del edificio haría bien lanzándose a colocar los aislantes pertinentes. Analizar las características y el estado del inmueble previamente es vital para poder reducir la factura energética con esta intervención en el bloque de propietarios.

Written By Johan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *